Patatas Bravas con Vino

  • Patatas Bravas
    Tradicionales

  • Patatas Bravas con Chorizo

  • Patatas Bravas con Tabasco

  • Patatas Bravas con Vinagre

  • Patatas Bravas con Vino


  • "Patatas Bravas con Vino"

    Receta Patatas Bravas con Vino


    Una de las recetas más originales que conocemos para hacer patatas bravas es la que te mostramos a continuación. Te detallamos paso a paso como hacer estas patatas bravas con vino para que te animes a hacerlas.

    Ingredientes:

    - 500 gramos de patatas
    - 350 gramos de tomate triturado
    - Medio vasito de vino blanco
    - Una cucharadita de pimentón picante
    - Una cucharadita de harina
    - Aceite de oliva virgen
    - Sal




    Preparación:

    La preparación de esta receta de patatas bravas con vino es muy sencilla y rápida, y se hace en dos partes, que se pueden hacer al mismo tiempo incluso. Por un lado hay que preparar la salsa brava con vino, y por otro lado preparar y freír las patatas, para puedas servirlas con las patatas recién fritas y la salsa caliente. Si quieres puedes hacer antes la salsa y calentarla cuando vayas a echarla sobre las patatas recién fritas.

    Para hacer la salsa brava con vino, vamos a usar tomate triturado de lata, pero si quieres puedes usar tomate natural, que habremos de limpiar y triturar antes. Una vez tengamos el tomate listo, lo ponemos a cocinar en una sartén con abundante aceite de oliva virgen, a fuego más bien lento para que se cocine bien y quede concentrado. Remueve de vez en cuando para que no se pegue.

    A la mitad de la cocción más o menos, añade en la sartén el vino blanco, la harina, la sal, la harina y el pimentón picante, removiendo bien para mezclar todos los ingredientes dentro de la salsa de tomate. Verás que poco a poco irá espesando más, a medida que se consuma el vino, así que cuando esté a tu gusto, retíralo del fuego y déjalo listo para usar más adelante. Si hiciera falta dale un calentón antes de usarlo para servir con las patatas.


    La fritura de las patatas bravas se hace en dos fases normalmente, aunque si lo prefieres pues freírlas de forma normal. Una vez tengamos las patatas peladas y lavadas, las cortamos en trozos de tamaño mediano, trozos irregulares o bien en forma de dados, y las echamos en una sartén con abundante aceite de oliva para freírlas. Las echamos antes que el aceite esté caliente, para que se vayan cocinando poco a poco y se ablanden, y cuando estén tiernas, ponemos a fuego fuerte y les damos un último toque para que se frían por fuera y queden crujientes. Escúrrelas bien y sírvelas con la salsa que preparamos anteriormente vertida por encima.